martes, 5 de julio de 2016

Cuando nuestras vidas no se adecuaban al saber oficial, confiábamos en nuestras vidas.

"En los grupos de autoconciencia a los que pertenecí los primeros años de la década de 1970, compartíamos historias personales muy emotivas acerca de cómo había sido realmente vivir como una mujer, examinando nuestras experiencias con los hombres y con otras mujeres en nuestras familias, en las relaciones sexuales, en los lugares de trabajo y en las escuelas, en el sistema de asistencia sanitaria y en la supervivencia frente al desprecio y la violencia social generalizada manifestada hacia nosotras. Mientras contábamos nuestras historias, reconocíamos que nuestras experiencias y nuestras reacciones eran comunes a muchas de nosotras, que nuestras percepciones, pensamientos y sentimientos tenían sentido para otras mujeres. Después utilizábamos esa experiencia compartida como una fuente de autoridad. Cuando nuestras vidas no se adecuaban al saber oficial confiábamos en nuestras vidas y utilizábamos el cuerpo colectivo mutuamente validado de nuestras historias para criticar esas versiones oficiales de la realidad".

Aurora Levins Morales: "Intelectual orgánica certificada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario